enero 02, 2007

Sensualidad descubierta...

Mi cuerpo, con sus curvas, la suavidad de su carne, con sus límites que cada día se va empeñando en rebasar. Con sus deseos y sus fantasías, con sus vicios. Se excita lento, pero bien, es capaz de llegar al éxtasis más imposible, mas lejano del cuerpo dormido en el que siempre se esconde.
Mi cuerpo, que apenas si conozco, y apenas lo acabo de notar, que pide ser explorado, saciado, tocado por quien sepa tocarlo.
Mis hombros, que sienten el roce del cabello suave, mi cuello, para el que es demasiado, mi boca que siente cosquillas, mis piernas, la carne dura que me excita, que anuncia la acción, la espalda que es un romanticismo a flor de piel, mis pechos puntiagudos en su forma natural, con sus pezones empequeñecidos y duros, dispares. Acaricio mi estomago y siento algo en el codo.
Y ahí… en donde entre mas adentro mas me muero… de placer. Entre mis tibiezas y entre mi jugos todo se pone intenso, mis manos aquí y allá, moviéndose como quieren, como se les pide, como mi cuerpo quiere.
En mi mente por primera vez, yo misma, tocándome… yo misma disfrutando de mi ser, de mi belleza.
Juego conmigo, me consiento, me tomo mi tiempo, , , gimo, tiemblo, no respiro, aprieto, suelto, separo, sobo, exploro muchos lugares, , , subo, , , Llego a un medio clímax, y descanso.
Eso es suficiente para mí, eso fue amar, amarme.
Y de fondo Eros Ramazzoti en concierto, quien se ha convertido en mi cantante sensual predilecto.

1 comentario:

  1. Anónimo5:43 p.m.

    Wow, que cambiazo!
    Ahora además de que me encantó lo que leí, me encantó cómo lo sentías.
    Gracias por dejar la puerta entre abierta. Me colé (aún sin ser invitado) y me jalaste de la mano hacia un lugar poco visitado, me llevaste a un orgasmo intelectual...
    ...Lo sabrás

    ResponderEliminar