enero 28, 2008

Ya te saqué de mi tiempo, te fuiste de todos los sábados de mi vida.
Te eliminé de mis contactos y te deposité en el cajón de los olvidos.
Ya quité la placa con nuestros nombres frente a la puerta,
y hasta dejé ya de hablar con tus amigos.

Te borré sin vuelta atrás.
Rompí las cartas y guardé las fotos en el último rincón de mi armario.
Hasta llené tus espacios con quien me quiso amar
y descubrí lo cómoda y felíz que me resulta la vida sin ti.

Definitivamente ahuyenté los pensamientos nostálgicos,
y poco a poco le fui poniendo corrector a la memoria.
Dejé de escuchar la música que preferías,
y mi boca dejó de preguntar por tus andares.

Desilusioné a mis ilusiones para que dejaran de abrigarte,
se me olvidó la casa que mentalizamos juntos.
Incluso tiré esos pants tan deliciosos que me regalaste.
Dejé de hablar de ti, hasta conmigo misma.

Confundí al mundo con una cantidad de amores....
Para que así borraran la imagen de ti tomándome del brazo.
Hable mal de ti con todo el mundo, para que asi dejaran de preguntarme,
y me recuerdo constantemente el mal que le haces a mi organismo.

Olvidé completamente como haces el amor, lo logré haciendo el amor con todos.
Ya no me acuerdo de tus detalles de tu olor o de tus besos. Ya no me acuerdo de nada.
Ya no se quien eres, ya ni te conozco,
ya no me provocas, ya no quiero verte.

Te desalojé casi totalmente de mi vida
Y te devuelvo absolutamente todos los depósitos.
Ahora hazme un favor de amigos,
y múdate de mi corazón.

1 comentario:

  1. Anónimo11:24 a.m.

    Ese proceso de catarsis ha iniciado...que bien, y en que buen momento decides eliminar finalmente "la pesada carga que llevas a cuestas, que es muchas cosas, menos amor".
    Que bueno que así sea, y que mejor que tomes la pluma y el papel como compañeros, para transitar por este cambio de estado, hacia un nuevo horizonte....

    -Ya sabes

    ResponderEliminar